Sr. Gobernador pedimos su intervención

0
38

Por: Osvaldo Ávila Tizcareño

Dirigente Antorchista de Zacatecas

Estamos a cuatro meses de que se cumplan los primeros tres años de la administración que encabeza el L. C. Alejandro Tello Cristerna, las encuestas para evaluar el desempeño del Gobernador y su gabinete pululan todos los días, los diagnósticos de los columnistas a favor o en contra circulan manifestando su particular visión de la problemática gubernamental y la manera en la que se han enfrentado los diversos problemas.

Creo sinceramente que las opiniones en un sentido u otro deberían estar sustentadas con parámetros objetivos y racionales, debe entenderse la actividad de gobierno como un fenómeno objetivo analizado en unidad con aspectos positivos y negativos, con contradicciones manifiestas, que según Hegel son la causa del desarrollo. Por ello no conviene colocarse ni del lado de los catastrofistas que afirman que todo está mal, ni del lado de los zalameros que todo aplauden.

Sin embargo uno de los rasgos distintivos a mi juicio digno de resaltar y que conozco con certeza, pues participé en una campaña electoral junto con el actual Gobernador es la cercanía con la gente, pues a diferencia de muchos políticos que tienden a aislarse y rodearse de una burbuja que las aleja del pueblo con el Contador Tello se puede establecer diálogo e intercambiar opiniones en un marco de respeto y entendimiento.

Es quizá esta cualidad la que ha permitido que muchos de los problemas que se generan en la entidad se atiendan en la medida de lo posible con cierta rapidez y se encaucen las cosas buscando soluciones a la problemática que requiera solución.

A pesar de eso hay problemas y lo que provoca que las cosas se compliquen es precisamente el hecho de que una vez tomados los acuerdos con el gobernador quienes deberían de encargarse de darles seguimiento hasta la resolución de los mismos simplemente olvidan o tratan con desdén los asuntos, pareciera en algunos casos que la tarea de los funcionarios es para hablar en términos coloquiales “patear el bote” o”dejar correr la bola”. Puedo afirmar sin temor a equivocarme que es esa la política asumida por varios funcionarios estatales y es esta también la causante de muchos conflictos innecesarios.

Hoy los antorchistas somos víctimas de esa política, a mediados del mes de febrero entregamos un modesto pliego petitorio al Lic. Erick Fabián Muñoz, subsecretario de gobierno y como siempre recibimos un trato cordial y atento del funcionario en cuestión que se comprometió a remitir las demandas a las respectivas dependencias y establecer los mecanismos de atención.

El tiempo ha pasado y ciertamente el trato es de diez, siempre que acudimos nos reciben, nos sentamos con diversos funcionarios, nos escuchan y a cualquier hora podemos establecer comunicación inmediata, pero de las soluciones muy poco, es más incluso con la atención de dos o tres asuntos menores se nos echa en cara una y otra vez que ya se está resolviendo.

¿Que pedimos los antorchistas? ¿Será verdad la calumnia repetida una y otra vez que se trata de caprichos o privilegios para los líderes y por eso no se resuelven las peticiones? Nada de eso. La respuesta es sencilla, buscamos justicia social traducida en obras y servicios como agua potable, drenaje, electrificación, infraestructura educativa y deportiva digna, además de acciones como becas, apoyos al campo y de carácter alimenticio, como puede ver cualquiera, no se trata de caprichos o exageraciones, todas ellas entran en cualquier plan de gobierno.

La respuesta ha sido en el tenor mencionado, “patear el bote”, explicaciones exhaustivas sobre las modificaciones presupuestales y reuniones maratónicas donde salimos mareados por tanta excusa.

No queda otro camino que llamar la atención del Gobernador y solicitarle intervenga para que dentro de las limitaciones presupuestales objetivas se atiendan las demandas como se ha hecho durante lo que lleva su administración, pues ha sido el trabajo en equipo con lo que hemos promovido el desarrollo y bienestar en comunidades y colonias.

Las gestiones extraordinarias emprendidas por los antorchistas se han traducido en obras de impacto social y desde distintas trincheras hemos estado a favor de las acciones emprendidas en beneficio de los zacatecanos, hoy se requiere que en correspondencia se busquen las vías de atención a las demandas expuestas, esperamos que se enmiende el trato y no sigan los malos ejemplos de quienes emprenden acciones persecutorias contra los antorchistas y se niegan a resolver las demandas, de ser así no quedará otro camino que luchar firme y decididamente hasta ser escuchados.

Dejar respuesta