Rumbo a la “nueva normalidad”

0
65

Con profundo respeto y admiración, reconozco el trabajo de mis compañeros comunicadores, durante esta pandemia.

Cuídense mucho y protéjanse bien.

#QuédateEnCasa

Por Salvador del Hoyo B.

El gobernador, Alejandro Tello, analiza todas las posibilidad para el regreso a la “nueva normalidad”, después de que concluya la Jornada Nacional de San Distancia, el próximo 31 de mayo, por la pandemia del COVID-19. Después de que termine la contingencia sanitaria, implementada por el gobierno federal, cada Estado tomará las decisiones a seguir en su territorio.

El mandatario estatal analiza, en base a la información que recibe del sector salud, todas las posibilidades para un regreso laboral, sin riesgo, del personal que labora en las dependencias del gobierno del Estado.

Eso sí, ya aseguró que los trabajadores que tengan alguna enfermedad cónico-degenerativa (diabetes, hipertensión, males cardíacos, etc.) no regresarán a sus labores hasta que las condiciones lo ameriten. Es decir, que la pandemia esté más o menos controlada. Caso similar para madres de familia, con niños pequeños.

En el caso de la iniciativa privada, señaló que él no tiene injerencia para determinar cuándo y cómo sería el regreso a la productividad. Lo que sí determinó es que algunas medidas restrictivas continuarán para evitar el riesgo de más contagios, ya que tiene información de que, para mediados de junio, habrá una cantidad importante de casos positivos, por lo que no hay que relajarse.

Por ejemplo, se analiza la persistencia de que continúe el programa Hoy No Circula –qué ha dado buenos resultados-. Una posibilidad sería que, en lugar de que los vehículos no circulen dos días, cambie nada más a uno. Esto se analiza con mucho cuidado.

Otro tema que analiza el Gobernador, es el de brindar apoyos a la ciudadanía para que puedan pagar menos, en su consumo de agua potable, por lo que ya se comprometió a aportar 2 millones de pesos a la JIAPAZ, siempre y cuando los alcaldes también aporten una cantidad importante. El tema es importante y esperemos que se concrete, ya que la situación económica que atraviesa la ciudadanía, es muy preocupante.

La crisis económica que viene acompañada de la sanitaria, le ha pegado con tanta fuerza al gremio de los músicos, que los ha obligado a salir a las calles (principalmente en los cruceros de la zona conurbada, Guadalupe y Zacatecas), para solicitar el apoyo de la población.

Esta situación provocó que, el día de ayer, el cantante de la Banda Jerez, Marco Antonio Flores, llegara al crucero de Soriana -con caballos y todo- para llevar despensas a los músicos que ahí están trabajando desde hace bastantes días. Esta acción fue muy polémica ya que no se respetó, en lo absoluto, la sana distancia y algunas personas no portaban cubre bocas. Bien por los músicos que recibieron algo de apoyo… ¡pero, así no!

Una buena acción se transformó en una acción muy riesgosa, ante la situación que estamos viviendo, por la pandemia del coronavirus. El cantante convivió con hombres, mujeres y niños, a los que abrazó, besó, saludó y se tomó fotografías con ellos. Situación muy polémica por las altas posibilidades de contagios.

La necesidad de las personas por los apoyos es muy grade, pero se pudo haber organizado de otra forma, con medidas de precaución y guardando la sana distancia. El cantante estuvo acompañado por su hermana, Nancy Flores, regidora de la capital. Esperemos que no haya consecuencias, de esta acción tan imprudente y desorganizada.

Dejar respuesta