Rincón Guadalupano, la lucha continúa

0
60

Por: Osvaldo Ávila Tizcareño

Dirigente del Movimiento Antorchista de Zacatecas

Son ya 16 años los que  han pasado desde que  cerca de 300 familias arribaron al fraccionamiento Rincón Guadalupano, llenos de ilusión porque contarían al fin con un patrimonio digno, pero poco duró  la alegría y empezó un auténtico calvario.

En menos de un año la calidad de los materiales de las viviendas, la irresponsable construcción en una zona no apta para ello y la complicidad de autoridades para autorizar un fraccionamiento, generaron un sinfín de problemas que se agravan diariamente.

En un primer momento se adjudicaron los problemas a vicios ocultos o leves fallas de construcción y se pretendió resolver el problema con reparaciones que solo ocultaban las afectaciones o constituían un paliativo que tarde o temprano generaría deterioros que pondrían en riesgo la integridad física de las familias.

Los aguerridos residentes una y otra vez pusieron al descubierto los problemas, pero sólo sirvió para nuevas maniobras o acciones cosméticas, incluso mediante su enérgica lucha lograron un estudio de dudosa procedencia que manifestaba que sólo se resolvía con arreglos menores, en tanto las viviendas de deterioraban a pasos agigantados.

Muchos intentos por buscar una solución definitiva se efectuaron, pero los avances eran mínimos, por ello la batalla siguió en todas las esferas. En octubre de 2016 como Diputado de la 62 Legislatura propuse  un punto de acuerdo para solicitar la intervención de diversas instancias para resolver este añejo problema; por unanimidad fue aprobado tal llamado que si bien es cierto no tenía efectos de obligatoriedad, si constituía un exhorto  a las distintas dependencias involucradas y el problema se agravó cuando en abril de 2017 se derrumbó una vivienda, afectando seriamente a la más cercana.

El Gobierno Estatal se involucró de manera directa y así se logró la intervención del Director General del Instituto nacional de Fomento a la Vivienda del Trabajador (Infonavit) , pactando un nuevo estudio realizado por la UNAM y con ello se determinarían las acciones a seguir con cada derechohabiente.

La resultante no podía ser distinta, se aclaró que cerca de 50 viviendas estaban seriamente afectadas y no quedaba otra que su reubicación, otro tanto requerían reparaciones mayores que obligaban a la aplicación de un seguro y el respaldo monetario del gobierno estatal y municipal, la medida debía ser inmediata, para evitar más riesgos. Parte de las acciones deberían ser ratificadas por un ComitéInterinstitucional, pero para ello correspondía a la Delegada de Infonavit, Gabriela Rojo dar seguimiento y concreción.

Pero los días pasaban y nada, por ello una pequeña comisión nos apersonamos para solicitar dialogo con la delegada,  ante su ausencia, la Contadora Marrufo manifestó que nos llamarían pues la delegada no se encontraba, pero los días pasan y la dichosa reunión no llega. Pero hay más. Desconociendo de nueva cuenta el derecho de asociación y olvidando en absoluto la representación que aún desempeña un servidor, cuando a titulo personal acudieron los vecinos fueron objeto de tremenda reprimenda a cargo de los funcionarios de Infonavit.

No hay de otra, ante el olvido de Rojo Medina sólo queda acudir de manera masiva a exigir la concreción de los acuerdos, una vez más se demuestra que algunos derechos sólo son de papel y que lo que dice la ley se contrapone a la realidad. Queda claro también que los pobres solo tienen esperanza de ser escuchados cuando suman sus fuerzas y se disponen a actuar al unísono. Vale la pena preguntarse también, ¿Dónde están los bots que en campaña calumniaban e injuriaban a un servidor acusándome de pretender apropiarme de los terrenos? ¿Qué  harán por los vecinos a quienes decían defender? La respuesta es clara, lo dije ya, los bots no luchan, nosotros en tanto, nos dispondremos a dar la respaldar  solidariamente  todo el tiempo que sea necesario, pues hacerlo constituye un acto de justicia que solo el pueblo es capaz de materializar. Y como prueba de ello hoy salimos a las calles a denunciar el desdén y menosprecio a los acuerdos y esta será una de las muchas acciones que emprenderemos hasta lograr la seguridad y certeza sobre el patrimonio de nuestros compañeros.

Dejar respuesta