Retos de la ganadería sustentable

0
37
  • Economía, sociedad y medio ambiente.

En la actualidad, la ganadería de América Latina y el Caribe presenta un rápido crecimiento regional, dos veces superior al crecimiento promedio mundial, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés), lo que significa una enorme oportunidad de combatir la pobreza y la desigualdad en las zonas rurales, pero también un gran peligro ambiental.

Rafael Robles de Benito, en su análisis “Las unidades de manejo para la conservación de vida silvestre y el Corredor Biológico Mesoamericano”, señala que la actividad pecuaria ocupa el primer lugar entre las causas de transformación de las selvas mexicanas y afecta también otras formaciones vegetales.

“Si se toma en cuenta el hecho de que, para el año 2002, sólo 12% de la superficie nacional se encontraba cubierto por pastizales naturales, el resto de la superficie dedicada a la ganadería debe ubicarse sobre áreas originalmente cubiertas por vegetación natural (61%). Si ésta abarca 73% del territorio, no queda más que concluir que apenas 22% de la vegetación natural permanece libre de ganado”.

Cabe señalar que la ganadería también es responsable por una gran cantidad de emisión de gases de efecto invernadero (GEI), por lo que recientemente Chiapas se integró al Plan Latinoamericano Forestal, mediante “La Estrategia de Ganadería Sustentable Baja en Emisiones”, programa auspiciado por la Secretaría de Medio Ambiente e Historia Natural (Semahn) de esta entidad.

En coordinación con el grupo de Ganadería Sustentable del Consejo Consultivo del Cambio Climático del estado de Chiapas, trabajan con un programa inicial de 35 mil hectáreas y un potencial para reconvertir al menos 1.5 millones de hectáreas en todo el estado, actividad que celebro y que marcará un camino a seguir en las políticas públicas ganaderas de todo México.

También tendremos en consideración los programas de conservación y promoción de actividades económicas sustentables, como el Pago por Servicios Hidrológicos Ambientales (PES), las Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) y los Fondos Comunitarios para el Desarrollo Rural Equitativo y Sustentable (FOCOMDES), que en el ámbito local y federal necesitan un enérgico impulso para ser un instrumento eficiente de cuidado al medio ambiente.

En reuniones con la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas me han expresado su preocupación en este ramo, mismas que ya estamos trabajando en equipo para dar una respuesta favorable. El reto es armonizar los intereses económicos, sociales, políticos y ambientales que convergen.

Nuestro compromiso es diseñar una política pública enfocada en acabar con la pobreza de los pequeños productores sin olvidar a los grandes ganaderos, frenar el daño ambiental y potenciar la productividad para generar autosuficiencia alimentaria. Estos tres ejes serán transversales en toda la república, y cada región tendrá tratamiento específico.

Con tu apoyo, haremos que la ganadería sea protagonista en la 4ta gran transformación de México.

Dejar respuesta