Pandemia y la oportunidad del gobierno federal para demostrar que los pobres son primero

0
37

Por: Guillermo Guerrero

Líder Antorchista en Fresnillo

Los medios de comunicación  nos informan de lo que ocurre en el mundo, en nuestro país y desde luego en Zacatecas. Los temas de los que se ocupan son siempre de gran trascendencia social,  todavía hace unos meses nos despertábamos con noticias lamentables relacionadas con  la inseguridad, flagelo que dejó  36,000 homicidios en el 2019, situación que no se ha modificado  en los primeros meses del año actual.

En otro momento se dedicaron análisis, opiniones y críticas acerca de la cancelación del Aeropuerto de Texcoco por parte del Presidente de México, Lic. Andrés Manuel López Obrador (AMLO) provocando el desembolso de más de 100 mil millones de pesos  como indemnización a las empresas que se quedaron chiflando en la loma, otra nota que  ocupó espacio fue el proyecto de  refinerías de Dos Bocas en Tabasco que tendrá un costo de 8 mil millones de dólares.

En eso estábamos cuando saltaron a la palestra el asesinato de los estudiantes de medicina que causó gran indignación en Puebla provocando que miles de universitarios salieran a las calles a exigir seguridad al gobierno de Miguel Barbosa que se ha declarado como especialista en seguridad, pero que tiene convertido en un panteón a toda la entidad.

Luego los noticieros atendieron los feminicidios en todo el país que fue el  motor de la marcha del 8 de marzo por el Día Internacional de la Mujer, acción que terminó en paro nacional por el oficializado “un día sin mujeres” esto ante altos índices de violencia en su contra, baste recordar que en enero del presente 320 mujeres fueron asesinadas, motivo más que suficiente para que las redes convocaran con gran resonancia a todos los sectores de la población a acudir a la protesta.

Y hasta antes del tema de la pandemia se trataba la rifa del malquerido avión  presidencial que nadie quiso comprar, por lo que AMLO, –principal promotor para terminar con corruptos, con programas que financiaron, con bienes y obras hechas en el pasado, además de practicar una falsa austeridad– tuvo que optar  por  rifarlo  por lo que mandó a hacer los  6 millones de cachitos  para venderlos a 500 pesos cada uno, resultando esto un fraude porque finalmente “se venderían boletos para la rifa de un avión que no se rifaría”, sino que los premios serían dinero en efectivo, esto que parece un trabalenguas es la estrategia de AMLO y su equipo de colaboradores para obtener 3 mil millones de pesos, dinero que se destinaría, se dijo, a la  compra de equipo médico, hoy tema en suspenso.

Hasta ahí era tema de todos los días, pero llega las pandemia y tiene un mes que nos desayunamos, comemos y cenamos con coronavirus, que dada la gravedad del asunto sanitario todos los medios de comunicación le dedican espacios olvidando los que hacían estragos y días antes merecían atención, sin embargo los líderes de opinión, reporteros y titulares de noticieros, además de los medios digitales no deben olvidar a las clases empobrecidas de México que son quienes más sufren los efectos de la pandemia; las medidas de prevención dictadas por las autoridades como el quedarse en casa pone a los pobres en la disyuntiva de no salir del hogar y pasar hambruna o salir a buscar el alimento diario arriesgando la salud.

En mi papel de luchador social en el antorchismo de Fresnillo considero muy importante y por tanto reconozco el papel de los medios de comunicación que siempre han tomado en cuenta la lucha de la organización  buscando que los recursos públicos se apliquen en acciones de bienestar comunitario. Son múltiples errores y abusos de poder de la 4T, entre ellos el de cancelar el Seguro Popular, Prospera, Procampo o el de haber quitado las guarderías sin antes ofrecer mejores alternativas porque si los programas actuales tuvieran el éxito y cobertura  universal como se presumió, los mexicanos aguantarían perfectamente hasta que pasara el peligro.

Hoy a casi año y medio de que el gobierno de AMLO tomó las riendas del gobierno federal este se muestra muy lento en la transformación que prometió ya es hora de desempolvar los padrones  de los programas sociales y hacer la dispersión del recurso lo antes posible para que la gente tenga  lo indispensable y de esa manera  evitar más contagios, pero al mismo tiempo deben buscarse alternativas para las miles de familias que no han sido incluidos en ningún programa de los gobiernos. De no hacerlo, las consecuencias serán desastrosas en pérdidas humanas tanto por la pandemia pero también por la hambruna que ya sufre la gente obligada por décadas a vivir sin empleo, con un salario miserable y por la irresponsabilidad de no haber tomado las medidas a tiempo. Por lo tanto me uno al llamado a la Secretaría del Bienestar, a la Sedesol y a los gobiernos municipales para que busquen los medios y lo antes posible entreguen al menos despensas alimentarias.

Va mi humilde reconocimiento a los medios de comunicación, sobre todo a los imparciales y con compromiso social, por nuestra parte seguiremos desempeñando nuestra labor porque hoy más que nunca se requiere que la gente se quede en casa por unos días, pero después tiene que salir a exigir trabajo para todos, que los ricos paguen más impuestos para que haya fondos para contingencias como esta, a exigir el aumento verdadero de los salarios y que se construya la infraestructura hospitalaria en puntos estratégicos con módulos bien equipados y con personal suficiente y capacitado, junto con ello que se arreglen las carreteras por donde circula el austero presidente porque poco cambia tras su paso. Esa será la tarea.

Dejar respuesta