Los “servidores de la nación” y la operación político electoral de Morena

0
13

Por: César Ortiz Canizales

Colaborador

 Durante el gobierno de la llamada 4T hemos visto como han imperado las mentiras y cómo fracasó un proyecto de cambio verdadero y poco a poco se fue convirtiendo tan sólo en un entorno de falacias y una descarada copia barata y mal hecha de gobiernos anteriores, ahora ya no queda duda: El gobierno de Morena  no es más de lo mismo.

De hechos como este surge la frase: “estábamos mejor cuando estábamos peor”, ahora vemos como las ilusiones de esperanza y cambio se fueron reduciendo a pronunciamientos sin sentido como: “Me canso ganso”, “abrazos y no balazos”, “fuchi guácala”,  “yo tengo otros datos”, entre otras frases vacías que ocultan la falta de verdaderos resultados a 18 meses de ejercicio, esto deja ver como la auto bautizada 4T no ha podido sacar el país adelante convirtiéndose en el gobierno de las ocurrencias que exhibe la falta de rumbo y de un cambio que no ha ocurrido.

Este gobierno de Morena se la ha pasado de mentira en mentira, de imprecisión tras imprecisión, pues el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se ha retractado de lo que dice en cada oportunidad, podríamos hacer una lista de las veces que ha mentido, ofendido o calumniado, pero quiero enfocarme en que los apoyos sociales no son universales ni se entregan de manera directa.

López Obrador dijo que los apoyos no se darían a las organizaciones sociales y menos a funcionarios públicos que sólo los utilizaban para “pedir moches”, cooperaciones o como él lo llamaba “el piquete de ojos” y que para la dispersión de estos como jóvenes construyendo el futuro, apoyo universal a adultos y discapacitados, entre otros, serían dispersados con las tarjetas del bienestar para que por medio de una transferencia bancaria  se evitara el contacto con los funcionarios. Esto solo quedó en intenciones pues ahora al puro y viejo estilo de los que él llama “conservadores”, se hizo de un ejército de operadores políticos, que son los verdaderos intermediarios que hacen la labor de proselitismo al contacto con la gente, se trata de los  llamados “servidores de la nación”,  que deberían nombrarse “Operadores de Obrador”.

Este grupo de más de 18 mil funcionarios en todo México fue creado meses después del 1 de julio de 2018, es heredero de las estructuras de promoción del voto de Morena y sirve –con la aureola de ángeles salvadores de almas necesitadas-, a los intereses electorales y de reelección costando al erario alrededor de  2 mil millones de pesos al año.

AMLO nos vendió la idea que su tarea era necesaria de manera  temporal para sentar las bases de organización del nuevo gobierno para posteriormente implementar la vía electrónica para evitar eso que el tanto satanizó y criticó de los anteriores gobiernos, sin embargo, ahora tenemos a verdaderos intermediarios, pero así, a su estilito de no cumplir con lo que dice, poco a poco y a más de un año de su proyecto no se han cumplido las promesas de campaña con lo que convenció al incauto pueblo mexicano.

Ahora no queda duda que son el brazo operativo del partido en el poder y vemos el uso electorero en la inclusión a los programas sociales a cambio del apoyo electoral para las próximas elecciones, esto es cada vez más descarado en pueblos y municipios pequeños de Zacatecas y seguramente en todo el país. Aquí la pregunta sería: ¿El Presidente está de acuerdo y les ordenó eso? Sería interesante escuchar su respuesta por el derroche de recursos  y corrupción que iba a desaparecer.

Otro elemento que demuestra la utilización política de estos funcionarios fue la colocación del nombre de Andrés Manuel López Obrador en los chalecos y accesorios de sus pupilos, situación que violenta el Artículo 134 de la Constitución Política, de acuerdo a eso los siervos se realizan una promoción del presidente cuando este artículo prohíbe que toda propaganda gubernamental tenga nombres o imágenes que impliquen una promoción personalizada, situación que fue señalada por el Instituto Nacional Electoral con fecha 16 de agosto de 2019, donde condena la acción con fines electorales a través de los actos públicos e indumentaria de los funcionarios públicos federales, acto que la Comisión de Quejas y Denuncias del INE dio como reprobable y anti constitucional y ordenó que en un lapso no mayor a 48 horas quitaran su nombre en cualquier acto público de entrega de apoyos sociales o impresa en cualquier accesorio utilizado en desarrollo del trabajo de los aludidos.

Es triste ver como las supuestas mañas de otros partidos del pasado, según acusaban, ahora son las prácticas de un sistema de gobierno autoritario y violatorio de la ley materializado en la 4T y mientras no quite la acción o limite a estos Funcionarios Federales y no transparente el ingreso de las personas a los apoyos sociales que se supone eran universales, seguiremos viendo como este ejército de intermediarios que en la entidad es de más de 500, seguirán usando los recursos públicos para la promoción de sí mismos o de otros aspirantes a cargos públicos que estoy seguro en poco tiempo veremos como candidatos a un cargo de elección popular.

No falta mucho para descubrir mi afirmación, los operadores regionales del bienestar o coordinadores municipales de los Servidores de la Nación aparecerán en las boletas electorales del 2021, solo hay que darle tiempo  al tiempo para demostrar y descubrir fehacientemente cual es la verdadera razón de su existencia.

Dejar respuesta