Los obreros de Fresnillo expuestos a contagio

0
65

Por: Guillermo Guerrero

Dirigente Antorchista en Fresnillo, Zac.

Existen  mil 400 millones de autos circulando a diario en todo el mundo y su producción no se detiene, tan solo  en el 2016 se produjeron más de 70 millones de vehículos según estadísticas tomadas de worldometer y este dato  viene a cuento porque en el municipio de Fresnillo, Zacatecas labora desde hace más de 20 años la empresa APTIV (Delphi Cableados),  compañía estadounidense dedicada a abastecer a  la industria automotriz  en el desarrollo y manufactura de componentes eléctricos.

Tan sólo en Fresnillo unos 2 mil 100  obreros laboran y contribuyen para la producción de autos, sin embargo esta fue una de las empresas afectadas por la pandemia mandando  a resguardar a sus trabajadores para evitar algún contagio del covid-19 con una remuneración de  poco más del 50%, lo que significa unos 600 pesos por semana, el regreso sería hasta que las autoridades de salud dieran la indicación, tentativamente el 1 de junio, se les informó.

Sin embargo y violando todo acuerdo nacional, la presión estadounidense no se hizo esperar  ordenando el inicio de las actividades en esta esfera de la producción,  por lo que los supervisores  ni tardos ni perezosos, acatando órdenes superiores y sin tomar en cuenta al sindicato, obligaron mediante llamada telefónica a presentarse y reanudar sus labores de inmediato.  Por ese motivo el comité sindical “Fresnillo II”, el día 19 de mayo dio a conocer  en un comunicado lo siguiente: a todo el personal sindicalizado se le informa que derivado de algunos mensajes de supervisores a trabajadores en los cuales dicen que cuentan con permiso de gobierno para reanudar labores de trabajo y que dicho permiso  no ha sido mostrado al comité sindical y que el diario oficial y los lineamientos de seguridad sanitaria marcan el regreso de labores hasta nuevo aviso, el personal  que se presente a trabajar en esta semana va a ser  “bajo su propio riesgo y responsabilidad”… Y rematan la nota con la negativa de no regresar a laborar mientras no  existan las condiciones de salubridad, con la finalidad de velar por los trabajadores y sus familias.

Desgraciadamente puede más la ambición de riqueza de unos cuantos que la salud de los trabajadores a quienes se les está obligando a reanudar labores en estos momentos cuando hay en México 75, 105 casos confirmados y 7633 muertes, mientras que en la entidad zacatecana son 265 confirmados y 31 lamentables decesos.

Es cierto que urge la reactivación de la economía y a los obreros más les urge ir a trabajar para que reciban su salario íntegro que ronda los mil 300 pesos semanales, pero no existen las condiciones de sanidad requerida. En las imágenes que circulan en la televisión y en redes sociales  se puede observar sin ser amarillista a enfermos deambular por los hospitales buscando un lugar para ser atendidos, lo que echa abajo los datos del presidente de que estamos sobraditos  de camas, dan cifras los noticieros de la pérdida de más de 700 mil empleos, el descontento de médicos y enfermeras que a estas alturas del problema seguimos con insuficiencias en el surtimiento del material de protección para hacerle frente a los infectados del coronavirus. Y Para colmo de males el presidente López Obrador obedeciendo órdenes de los Estados Unidos, tiene días alentando a los trabajadores a  salir a trabajar con el argumento de que “vamos bien” que hemos domado la pandemia y que vamos de salida,  con estos datos estamos muy lejos de echar las campanas al vuelo.

El salir a trabajar en estos momentos es condenar a los obreros a su suerte, como está ocurriendo en el municipio de Fresnillo quienes están laborando “bajo su responsabilidad y riesgo“. Ya llegó el tiempo  que la clase  obrera  registre estos abusos y exijan al presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y a la clase patronal tomen en serio a la enfermedad porque no existen condiciones para el desconfinamiento por el alto número de contagios que prevalece en el país.

Dejar respuesta