¡Lo logramos!

0
21

Por: Osvaldo Ávila Tizcareño

Dirigente  Antorchista de Zacatecas

“Toda familia tiene derecho a disfrutar de una vivienda digna y decorosa. La ley establecerá los instrumentos y apoyos necesarios a fin de alcanzar el objetivo”. Así dice a la letra el artículo 4 de nuestra Carta Magna, en el mismo se habla del derecho a la salud, a la cultura, el deporte, la igualdad; como en muchos otros casos derechos de papel, que no corresponden con la realidad que enfrentamos la mayoría de los mexicanos.

La cita viene a cuenta una vez más por las peripecias que han padecido desde hace más de 16 años los colonos de Rincón Guadalupano, quienes como he referido ya en otras ocasiones, enfrentaron infinidad de dificultades al recibir sus viviendas en este fraccionamiento.

La corrupción gubernamental en su máxima expresión, la complicidad de la empresa constructora, el desdén de INFONAVIT, la burla constante de las autoridades subsiguientes, la recurrente manipulación en tiempos electorales, acciones cosméticas implementadas para postergar la solución al problema y sobre todo la incertidumbre y temor constante ante el riesgo de derrumbe de sus viviendas son solo algunas de las acciones enfrentadas por los vecinos.

Pero la actitud de los vecinos fue siempre firme, valiente y decidida en la defensa de su patrimonio, pero a la par de ello tomado acciones en pro de la justicia. Recuerdo todavía aquel primer encuentro en el 2011 donde conocí el problema, ya las viviendas estaban bastantes deterioradas y ciertamente habían recibido las primeras reparaciones, se trabajaba en el arreglo de las calles, así mismo en las redes de drenaje sanitario y agua potable, acción que resultó una medida mediatizadora más.

Así los años transcurrieron entre reuniones y nuevas promesas de solución, aquí la constante fue la burla y las maniobras, particularmente de la Constructora Obrera Tamaulipas y Alfa, quienes son las causantes del problema, mismas que se empecinaban en realizar sólo acciones cosméticas. Hace casi 2 años,  en noviembre del 2016, expuse un punto de acuerdo ante el pleno de la 62 Legislatura para pedir la intervención de las instancias gubernamentales de los 3 niveles de gobierno, la respuesta siguió la misma tesitura,  hasta que a mediados del 2017 las intensas lluvias generaron derrumbes y aumentó el riesgo de un efecto dominó del resto de las viviendas.

Fue en ese momento  que logramos la intervención directa del Gobernador Alejandro Tello que instruyó a funcionarios de primer nivel para que se estableciera una mesa de trabajo permanente para dar seguimiento a los avances que de común acuerdo con INFONAVIT llevarían a la solución definitiva del problema.

El pasado 29 de octubre se llegó por fin a materializar el acuerdo que permitirá acceder al seguro de las viviendas y con ello cada vecino se hará cargo de la reparación de las mismas y en el caso de quienes se encuentran en alto riesgo la medida será reubicarlas en otro fraccionamiento, para materializar la solución existirá todo el respaldo del gobierno estatal.

Con esto una vez más se comprueba que el pueblo siempre triunfa, la determinación de los vecinos, la solidaridad de los Antorchistas que siempre acudimos en apoyo a nuestros hermanos de lucha, nos demuestran una vez más que la justicia tarde o temprano llega; basta con que exista la determinación y la constancia que es capaz de vencer todas las trabas y maniobras de quienes se empecinan en apostar al desaliento de las masas para salirse con la suya.

Hoy que está en marcha una campaña en contra de la lucha organizada, que se lanzan todo tipo de calumnias y descalificaciones contra los líderes sociales que auténticamente se ponen al frente del pueblo, conviene sacar lecciones concretas que sirvan de aliciente en la lucha diaria.

Y aquí está una demostración de unidad, de persistencia y triunfo. Dieciséis largos  años pasaron, muchas fueron las maniobras y sólo mediante la lucha organizada fue posible lograr una solución definitiva. Las campañas de desprestigio no sirven para frenar al pueblo, tampoco la soberbia de las autoridades, pero sólo a condición de que la unidad inquebrantable se mantenga, y se despierte la solidaridad de quienes les aquejan otros males, pero saben que encontrarán también el apoyo masivo a su causa.

Sigamos adelante, vayamos sin temor a encabezar a los menesterosos, sabedores que aún los problemas más complejos siempre tendrán solución. Enhorabuena compañeros de Rincón Guadalupano, con ustedes reivindicamos los principios de la unión, fraternidad y la lucha por una causa justa y noble. ¡Lo logramos  y los demás a seguir el ejemplo!

Dejar respuesta