Las promesas de nuestros gobernantes y la realidad del municipio de Zacatecas y Villa de Cos

0
297

Por: Jaime Chacon Llanas

Dirigente Antorchista en seccional noreste

Son contados los gobernantes que en verdad se preocupan y ocupan de los verdaderos problemas de la sociedad. Pareciera que una vez que están en la cúspide,  por arte de magia se tornan en miopes y silentes; pareciera que a lo largo y ancho de la patria no pasara nada, como si viviéramos en un país donde no hay problemas de miseria, desigualdad, inseguridad y desempleo, etc., cuando es todo lo contrario.

La Población Económicamente Activa (PEA), es decir, los hombres y mujeres en edad y condición de trabajar, según el INEGI son 54 millones de mexicanos, (59.7% de la población), sin embargo son muy pocas  personas la cuales tienen un empleo digno y bien remunerado como lo marca la Constitución Política de los Estados unidos Mexicanos (CPEUM);  la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI),  pactó un mísero e insultante incremento al salario, de tan solo 7 pesos para acrecentarlo a 80.04 pesos, no obstante cualquier jefe de familia de los sectores más bajos y olvidados por quienes nos gobiernan, saben que no alcanza absolutamente para nada, que la canasta básica debe cubrirse con 600 pesos diarios mínimo.

Cabe destacar que la canasta básica no es sólo la alimentación, sino que es el calzado, vestido, educación, transporte, salud, ¿Puede surtirse  la canasta básica con el salario actual? La pobreza,  por otro lado -según datos de organismos internacionales- existen alrededor de 90 millones de mexicanos que viven en la pobreza y apenas ocho personas poseen el 50% de la riqueza nacional, esto es, una enorme brecha de desigualdad social y con el hecho de existir una magna diferencia se concluye que hay problemas y graves en este país, y que miles de mexicanos día a día aclaman justicia social, aclaman buenos salarios, que pare la violencia y sobretodo oportunidades para que pueda  ver desarrollo social, para todos y no para unos cuantos que se han venido sirviendo del erario público y abusando del poder que les otorga el pueblo, y todos esos datos que se mencionaban arriba, son una clara prueba de que las cosas andan mal. De aquí la importancia que los gobernantes bajen de su nube y se hagan una idea aunque se pequeña, de lo que el pueblo adolece a diario y ocupa de que sepan hacer política y que entiendan que la política debe convertirse en un instrumento capaz y eficaz de servir a la gente que los eligió y no de un instrumento para servirse ellos.

Paso ahora a algunos municipios del estado de Zacatecas, donde el Movimiento Antorchista ha organizado a los diversos sectores; estudiantes, amas de casa, obreros y diversos profesionistas -ningún sector de los que menciono queda excluido de la terrible miseria que predomina en el país y en este caso en la entidad-,  donde Antorcha trabaja los 365 días del año, no solo en elecciones, sino que los objeticos de la organización no son hacer política para servirse de ella, sino llevar progreso a los municipios y cada una de sus comunidades y colonias.

Nuestro estado no está exento de estas  enfermedades de las que ya se hablaba  y esto sucede  en los siguientes casos:

1). En Zacatecas capital hemos estado solicitando apoyo a la alcaldesa,  la maestra Judit Guerrero López, se trata de apoyos elementales como pavimentación de calles, becas, apoyo a madres solteras, techos de láminas y lozas para viviendas que están muy deterioradas, mejoramiento de vivienda, entre otras. Después de dos movilizaciones se llegó a un acuerdo donde el ayuntamiento se comprometía  a resolver estas necesidades, sin embargo solo se han liberado algunos apoyos alimenticios y algunas acciones  de mejoramiento de vivienda; a tres  meses,  no hay  avance sustancial, traen a los compañeros antorchistas como “pateando un bote” y estos ya no seguirán soportando que se burlen de ellos; reconocemos el diálogo,  pero sólo  con dialogo no se resuelven las necesidades de los capitalinos.

2).  El otro caso  es en el municipio de Villa de Cos, se entregó el pliego petitorio desde el mes de  enero y el presidente les dijo a los líderes municipales que en abril se tendrían los recursos para atenderlos,  pues ése abril se convirtió en julio y hasta hoy fecha, los señores directores y funcionarios no tenían conocimiento de esas solicitudes por parte de Antorcha. “No hay recursos, pero sabemos de las necesidades por eso les apoyamos con 5 techos, 5 láminas y 5 lozas” y es un gran esfuerzo por parte de los funcionarios; cuando Antorcha no solo estira la mano para pedir, sino que ya desde hace varios años ha venido gestionado recursos de la federación y en este caso en Zacatecas y Villa de Cos, andan rondando cerca de  10 millones de pesos, que van a traducirse en obras que van a beneficiar no solo a los antorchistas sino a la población en general.

Ahí  está la muestra de cómo nos gobiernan y que todas las promesas que se hicieron se las ha llevado el viento. Los antorchistas hacemos un llamado a los alcaldes tanto de la capital de Zacatecas como de Villa de Cos a  que cumplan con su palabra,  no con los dirigentes sino con el pueblo que los llevó  al poder municipal y adelantamos que vamos a hacer valer nuestros derechos que nos da nuestra CPEUM.

En próximos días se manifestarán  contra está política cientos  y de ser necesario miles de antorchistas, porque lo que ha demostrado la historia es que los grandes cambios sociales  son aquellos que ha hecho el pueblo unido, y que ha salido victorioso más temprano que tarde ante gobiernos insensibles, que viven en un mundo de ensueño, cuando la realidad demanda entrega, sensibilidad y aplicación de justicia social, esa que se necesita también en Zacatecas.

Dejar respuesta