La política, el arte, las mujeres

0
36

Por: Dra. Verónica Arredondo

Históricamente las mujeres hemos sido invisibilizadas; salvo excepciones, no figuramos como artistas, políticas, descubridoras, inventoras sino, regularmente, como figuras decorativas, musas, objetos de contemplación. Es decir que en lo general no producimos, somos meras consumidoras. Demográficamente hablando somos más de la mitad de la población. Si nos atenemos a la literatura, a lo que se publica en los medios, pareciera que esa mitad de la población es inútil y prescindible. Pero no es así.

Yo me pregunto, ¿Cómo es que millones de seres humanos no hacen nada más que gastar los recursos que la otra mitad produce? La respuesta resulta inverosímil y el enunciado es falso. Las mujeres en realidad hemos trabajado a codo a codo con los hombres para alcanzar el desarrollo del que gozamos.

Estamos a punto de cumplir 100 años de que Elvia Carrillo Puerto fuera elegida diputada en el Congreso de Yucatán, en una época en que las mujeres no tenían derecho al voto. La Monja Roja del Mayab, fue una de las 3 mujeres diputadas elegidas por primera vez en la historia de México. Y aunque ha habido mujeres gobernadoras en el país, no hemos tenido una presidenta. 100 años son 4 generaciones, las mujeres somos más de la mitad de la población en la República Mexicana. ¿Por qué no hemos sido representadas por nuestras pares?

No sé si hay una explicación del porqué no tenemos lugar en la administración pública, en los puestos políticos. Tengo una situación clara, estamos dejando de lado a la mitad de la población y eso tiene forzosamente que repercutir en todos los ámbitos de una sociedad. A quienes gobiernan les falta mucho en cuestión de planeación y visión respecto a la equidad de género. Los cuadros de los diferentes gobiernos de los estados y el ejecutivo federal se componen casi exclusivamente de hombres. Y si tuviéramos que ser realistas, que no lo somos, los hombres, la educación heteropatriarcal, el pensamiento antropocéntrico con una fuerte tendencia machista, ha fallado, quizá tengamos la oportunidad de probar otras opciones, como que las mujeres en igualdad de condiciones y derechos no solo formen parte de la dirección de una nación sino que su papel dentro de las artes, deportes, cuestiones sociales, sea realmente reconocido.

No escribo este texto desde el hartazgo. Lo he pensado con paciencia y he intelectualizado cada palabra que vierto. No creo que las mujeres seamos princesas, somos luchadoras, valientes, líderes, creativas, fuertes, inteligentes. No queremos ser solo como musas en el arte, trabajamos por tener nuestro propio proyecto de cómo desarrollarnos y dirigirnos en el mundo. Alguna vez he visto la obra de Susana Salinas, pintora que reside en Zacatecas; Susana es una creadora, construye mundos sorprendentes. Mujeres como ella activan el entorno, fomentan la cultura, inventan la realidad. Si no somos y no queremos ser solo musas, ni en el arte ni el discurso de la política pública; entonces no me queda claro por qué muchas veces somos relegadas y apartadas. Podemos responder ante cualquier reto!

Dejar respuesta