La contribución de Antorcha en la difusión y preservación de la cultura

0
69

Por: Jacobo Cruz Tobon

Colaborador

Una de las tareas que ha emprendido el Movimiento Antorchista Nacional es acercar la cultura al pueblo trabajador del campo y de la ciudad, esto sabiendo que por sus condiciones económicas, lugar donde viven o por el trabajo que desempeñan, ciertos sectores no pueden acceder a escenarios, teatros o galerías en donde se presenten estas muestras del arte y la cultura nacional e internacional.

“No solo de pan vive el hombre, también de la palabra de Dios”, está escrito en la Biblia y los antorchistas somos respetuosos de ello y coincidimos también en que además de las necesidades materiales como el alimento, vivienda, calzado y vestido el hombre necesita alimentar el alma, que con ello encuentre la plenitud, algo cercano a la felicidad y allí juegan su papel las expresiones artísticas que Antorcha promueve a través de sus especialistas como lo son la danza, el baile, teatro, poesía o la pintura.

Y ante la necesidad de lograrlo la organización primero tuvo que formar a sus propios profesionistas quienes se han encargado del conocimiento profundo de nuestras raíces culturales para formar espíritus creativos, capaces de transmitir y comunicar con sensibilidad estética los fenómenos de su entorno social, natural y personal, pero eso no era suficiente, ahora se debería llevar estas producciones al pueblo trabajador y entonces se pasó a otra etapa del proceso. Allí es donde hacen su aparición los grupos culturales que desde hace mucho tiempo han estado al lado del pueblo marginado y empobrecido que acude a las capitales de sus estados a pelear por agua potable, vivienda, despensas; allí convergen precisamente lo material y espiritual, las dos necesidades a las que me referí al principio y que hay que resolver en favor del pueblo pobre.

Es claro que este trabajo no se detuvo allí, podemos afirmar que en Antorcha ya estamos en una etapa superior, que existe visión de futuro y para eso tenemos infinidad de eventos culturales a largo y ancho del país y durante todo el año. Entre los proyectos más exitosos se encuentran el Concurso de Folclor Internacional que se realiza en Oaxaca; el Concurso Nacional de Canto en Hidalgo; el Encuentro Nacional de Teatro en San Luis Potosí; el Concurso Nacional de Declamación en Querétaro y la Espartaqueada Cultural Nacional, que en su última edición logró reunir a 20 mil artistas y a cerca de 50 mil

espectadores en Tecomatlán, Puebla. Tan solo me refiero a los eventos más destacados, sin embargo, son decenas de grupos culturales los que se desempeñan en todo el territorio nacional en escenarios menores, pero siempre al lado del pueblo en eventos del día de la madre, del estudiante o en concursos escolares, cumpliendo su labor.

Y en Zacatecas también hay un esfuerzo en este sentido. Egresados del Instituto de Artes “Macuilxóchitl”, los maestros Griselda Bautista Torres, Fidencio Vargas y Christian Alejandro López trabajan con la misma visión acercando a la población a ser parte de los grupos culturales logrando ya ocho de ellos, tales como el de Estación Gutiérrez, también en la Secundaria “La Patria”, en Fresnillo; el de la Casa del Estudiante “Francisco García Salinas” en Guadalupe; o bien el del Colegio de Bachilleres en Trancoso, por citar algunos.

Es tiempo de que se valore en toda su amplitud la labor que Antorcha ha desempeñado también en esta área, debe tomarse en cuenta que esta aportación se logró con la infraestructura económica y organizativa del movimiento. En nuestro país, existen apenas mil 989 casas o centros culturales creados para la investigación, difusión y creación artística. La gran mayoría de éstos, son financiados con pocos recursos económicos provenientes del gobierno y no se trata de demeritar su esfuerzo, sabemos que la tarea es de titanes; sin embargo, de ninguna manera esto es suficiente.

Por otra parte, los recursos federales destinados a la cultura en el país son insuficientes, el máximo alcanzado fue en 2012 con 16 mil millones de pesos, pero en 2018, volvió a disminuir en 12 mil 900 millones. Además, de acuerdo al plan de austeridad del actual gobierno, quedó en 12 mil 394 millones para 2019, es decir, un 7.6 % menos.

Este año, según lo anunciado por el gobierno federal, el presupuesto destinado a la cultura, debe ser suficiente y además, contribuir a la tarea general de pacificar al país a través del bienestar social, la igualdad y un desarrollo social incluyente que tanto hace falta en México.

Desde nuestro punto de vista, todos los problemas que se padecen en México tienen como origen la pobreza, y ésta como resultado del modelo económico neoliberal y la profundización de la división en clases sociales, muy diferenciadas en el país; también afecta al desarrollo cultural, lo que provoca en los hechos que los ricos tengan acceso a ella, como a muchas otras cosas que se compran con dinero, pero la gente del pueblo invierte sus escasos recursos en la compra de tortillas, frijoles, y huevo para la alimentación y no puede darse el lujo de comprar cultura.

En Antorcha tenemos la convicción de que formando profesionistas del arte, altamente capacitados y con vocación social, pueden incidir positivamente en la transformación de nuestra nación. Los tiempos actuales requieren de la unidad nacional y la cultura mexicana nos da unidad y pertenencia, por eso, un reconocimiento a los maestros antorchistas, por su dedicación, entrega y por la oportunidad de conocer de cerca esta actividad que contribuye a la difusión y preservación de la cultura.

Dejar respuesta