Julio César debe responder al pliego petitorio y detener la campaña de descalificaciones operadas a través de Obras Públicas y DIF

0
27

Por: Jacobo Cruz Tobon

Colaborador

Es lamentable que Julio Cesar Chávez Padilla, Presidente Municipal de Guadalupe, minimice la detención arbitraria de activistas de Antorcha y ahora manifieste que todo se debe a una campaña en su contra orquestada por el partido Revolucionario Institucional (PRI), a través del Movimiento Antorchista de Zacatecas, evadiendo su responsabilidad en este y otros hechos como la inseguridad, la recolección de basura, la falta de alumbrado público o bien la pavimentación de vialidades.

Antorcha ha denunciado oportunamente con nombre y apellidos que algunos de sus funcionarios como Flavio Ramírez de Obras Públicas y Teresa Torres del sistema Integral para el Desarrollo de la Familia (DIF), visitan domicilios en varias colonias y comunidades y sin ninguna prueba despotrican contra la organización y sus dirigentes, condicionando además la inclusión a los programas sociales y de instalación de obra pública a que los se salgan de su organización; también guarda silencio ante el hecho de que alguna empresa se haya dedicado a enviar mensajes de texto que llegaron a teléfonos móviles de guadalupenses con datos que involucran al ayuntamiento que preside y ahora se limite a decirse que él es la víctima.

En sus declaraciones no dice ninguna palabra de eso, al parecer sus funcionarios traen la autorización del presidente, con correa y lengua suelta, bajo respaldo de él; no informa el ahora morenista, si ya hizo al menos un llamado de atención a los implicados, no se refiere a quien haya contratado a la empresa para operar los mensajes referidos y sale a declarar cínicamente que a Osvaldo Ávila, “Le gusta mentir, no veo yo a qué más se pueda deber, es una campañita ahí orquestada en contra de su servidor, en contra de la administración que yo encabezo, por parte del partido al que él pertenece (el Revolucionario Institucional)”.

Por lo comentado hasta aquí es necesario decir de nueva cuenta que Antorcha solicita respuesta a su pliego petitorio que entregó en el mes de noviembre y que después de 5 meses aún sigue siendo analizado; en él se contemplan acciones como pavimentación de calles, redes de agua potable, drenaje, entre otras, de las que no se tiene respuesta, cosa que seguimos esperando por parte de alguno de sus funcionarios o usted mismo.

En lo que se refiere al PRI, debemos decir que Antorcha y su dirigencia no tiene patrón, que no recibimos instrucción de nadie para “montar un teatro” contra ninguna administración, que la labor de gestión y lucha se lleva a cabo en todo el país ante alcaldías emanadas del partido que sea, y si las demandas no se resuelven hemos acudido a la protesta pública, porque es un derecho, porque nuestros agremiados están de acuerdo y porque contamos con recursos propios para hacerlo las veces y por el tiempo que sea necesario.

Hemos reconocido que nos han recibido y si otras organizaciones mencionadas en sus entrevistas, como el Barzón, África o El Escarabajo no se quejan, seguramente es porque ya les solucionaron sus peticiones y no son agredidas, qué bien por ellos. ¡A nosotros trato especial¡

En el caso de Zacatecas la lucha avanza lo mismo en Guadalupe, Fresnillo, Pinos, Trancoso, Vetagrande, Valparaíso, Loreto, etc., y donde la autoridad resuelve no es necesaria la protesta, pero en caso contrario, como en Guadalupe, donde además se nos acusa y desprestigia sí nos vamos a defender señor presidente, sépalo bien. Ojalá que el PRI de su propia respuesta ante la acusación que también se le hace, le conviene al partido y más a Antorcha.

La trayectoria nos avala como promotores del progreso y bienestar. Por enésima vez, presidente, no pedimos dinero, no queremos moches, no queremos manejar los programas sociales, sólo pedimos que el presupuesto social se traduzca en servicios públicos para miles de guadalupenses. No renunciaremos al derecho de organización y de petición; acepte que no está en sus manos cambiar la Carta Magna, esos derechos son, como se dice desde la primaria, derechos irrenunciables e intransferibles y agregó yo, indiscutibles.

Informó que sí se presentó la queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Zacatecas (CEDHZ), sabemos del alcance y sus facultades. Por nuestra parte, le aseguro que no tenemos psicópatas, no hay teatrito, pero usted sí está usando recursos públicos en la campaña contra Antorcha y lo seguiremos denunciando hasta que sus funcionarios dejen de actuar como se dijo, quien provoca el encono social es usted.

Desde luego que tenemos las pruebas y testimonios de la gente a que han visitado, pero por el momento le decimos de nueva cuenta que Flavio Ramírez afirma que “El Antorcho ya no es necesario, ya nadie lo sigue, a él le daba el Gobernador 3 millones de pesos mensuales y sólo repartía 1, hoy las organizaciones se acabaron ya lo dijo Obrador…” y en Guadalupe, bajo su administración nos quieren aplicar la misma medida, pero sepa que no está tratando con mancos, tullidos ni menos descerebrados.

Está claro, estamos ante una embestida tras de la línea trazada por el Presidente de la República y en Guadalupe usted pretende algo similar, copiando su esquema, -como si lo que hace fuera digno de repetir – y todas las acciones que emprenderemos los próximos días son en legítima defensa, hay muchos argumentos que llevan a concluir que nosotros somos las víctimas.

Concluyo. La gente nos conoce, sabe de la trayectoria de Antorcha, en estos días son 45 las obras que se hacen en Guadalupe por nuestra labor y eso es más de lo que su administración esté haciendo. Por Antorcha hablan los hechos, allí están las decenas de domos, calles pavimentadas, canchas, aulas para escuelas y más acciones realizadas en beneficio de miles de guadalupenses desde años anteriores y seguiremos adelante a pesar de usted. En lo inmediato, el próximo miércoles 27 de marzo saldremos de nueva cuenta en manifestación, ojalá que tenga respuestas al pliego petitorio y del actuar de sus funcionarios.

Dejar respuesta