Fallan las estrategias del Gobierno de México

0
77

Por: Joel Ramírez

Colaborador

Desde su campaña  el ahora  presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), mencionó en varias conferencias  que la corrupción  se iba a terminar cuando él tomara el poder, pues ya lleva 11 meses ejerciendo como Presidente de la República sin que se vean acciones efectivas para combatirla y por el contrario, es evidente  que amparado en ese propósito se ha dedicado a eliminar varios programas de gobierno afectando a los mexicanos pobres que dependían de ellos tales como las instancias infantiles o los comedores comunitarios, así también desapareciendo las partidas presupuestales para la construcción de obra pública como el ramo 23, que llegaba  a los municipios.

Y esto desde luego que ha traído sus consecuencias ¿Y ahora qué hacen las personas que eran beneficiadas con estos apoyos? ¿Y dónde dejan sus hijos las mamás que trabajan si ya no hay guarderías?

El presidente AMLO dijo que en todo esto existía la corrupción, por eso las eliminó cuando llegó al poder para evitar los “moches” y “piquete de ojo”, de lo que se deduce obligadamente que  si de verdad había corrupción y se está combatiendo se debe informar a la población cuál es el  monto de dinero ahorrado o recuperado de acuerdo a esas medidas y desde luego en qué acciones se está utilizando el recurso logrado con ello y quiénes son los beneficiarios. Dar a conocer eso es lo más sano y es una exigencia de buena parte de mexicanos.

Enmarcado en este eje de desempeño del gobierno federal también fueron acusadas las organizaciones sociales, especialmente Antorcha Campesina, ya he mencionado  anteriormente los pormenores de la campaña calumniosa centrada en acusar de corruptos a líderes sociales para justificar la represión ejercida desde la máxima tribuna de México en persona del titular del ejecutivo pues fue él mismo jefe del ejecutivo quien en eventos públicos citó verbalmente en más de cien ocasiones a la organización     provocando y maximizando el encono de sus ciegos seguidores contra todo tipo de organización de la población.

Ahora bien, se deduce que de la “caja de ahorro” logrado también con las medidas anti corrupción y de los recortes citados fue que creó las tarjetas del bienestar operadas por Banco Azteca y con la finalidad de que los apoyos se entreguen directamente, “sin intermediarios”  y  de forma  universal es por eso que se les deposita una cantidad de dinero para que acudan a cobrarlo cuando la gente lo requiera,  sin embargo no toda la población ha recibido  estos, que de todas maneras resulta insuficiente ante problemas graves de salud, por ejemplo si un integrante de la familia padece cáncer ¿Cómo podrán pagar este costoso tratamiento que requiere de quimioterapias con medicamentos especializados muy costosos? Porque el gobierno de la Cuarta Transformación también quitó el programa destinado para esos casos.

Por otra parte, se creó la Guardia Nacional y una de las tareas que le fueron asignadas es cuidar las fronteras  de nuestro país para evitar el ingreso de personas migrantes a Estados Unidos (como un encargo de Donald Trump), mientras que se dio a conocer en varios medios de comunicación  que la cifra de Violencia e Inseguridad ha incrementado comparativamente a periodos de sexenios anteriores, datos que demuestran que también esta estrategia del presidente está fallando y cayendo incluso en el ridículo como la amenaza de “acusar a los delincuentes con sus mamás y sus  abuelitas para que los regañen” hasta el escudo anti delincuencia: “Fuchila, guacala”.

En este sentido se dio a conocer que en Zacatecas fueron repartidos a través de la Secretaría del Bienestar los primeros 60 mil ejemplares de la Cartilla Moral buscando que la gente lea estos folletos que encierran los principios con los cuales debemos regirnos los mexicanos olvidando que más de 90 millones de conciudadanos viven en pobreza.  La Cartilla Moral contiene una serie de valores éticos y morales y fue escrita por Alfonso Reyes, uno de los intelectuales mexicanos más importantes del siglo pasado a petición de Jaime Torres Bodet, secretario de Educación Pública en aquel entonces, fue reimpresa por la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos y formará parte de la Constitución Moral que propuso el presidente.

Algunos de los principios son: El hombre debe ser educado para el bien, entendiendo el bien no como una voluntad propia e individual, si no como un pensamiento colectivo basado en el amor y el respeto; Tenemos que respetarnos a nosotros mismos a través del cuidado del cuerpo y alma para entera satisfacción propia, más que social; Después del respeto a la propia persona, queda cuidar a la familia que es el mundo humano que nos rodea de manera inmediata; Después de la familia, el círculo se extiende a la sociedad, a la que también hay que respetar: vecinos, amigos, compañeros de trabajo; El segundo nivel de respeto a la sociedad entendiendo ésta como un todo organizado en Estado, por lo que se debe respetar la Ley y el Derecho; El valor moral reside en respetar la verdad, pues es la más alta cualidad moral e intelectual.

El presidente AMLO tiene que analizar bien los problemas del país y dar una solución  clara y efectiva  para poder resolverlos a través de las instituciones del gobierno y dentro del marco legal porque con las condiciones económicas materiales del país no darán resultado sus estrategias porque la falta de alimento, casa, salud y trabajo de muchos mexicanos se sobre pondrán a los deseos de la idea moralizadora.

Finalmente, quiero terminar este escrito llamando a que el pueblo se organice en las filas del Movimiento Antorchista para tomar el poder y sea este el que decida cómo hacer las cosas, porque solo el pueblo organizado puede construir una patria más justa y equitativa para todos.

Dejar respuesta