En Guadalupe de víctimas a victimarios

0
29

Por: Osvaldo Ávila Tizcareño

Dirigente Antorchista de Zacatecas

11 meses y 6 días han pasado desde el inicio de la administración morenista de Guadalupe que encabeza el Maestro Julio Cesar Chávez Padilla, desde el momento de la toma de protesta la gente podía deducir que estábamos ante un gobierno polémico, que sin duda enfrentaba dificultades pero que quizá el eje principal de su labor  sería poner al descubierto los supuestos saqueos y las múltiples carencias que heredaba, es decir constituía una prioridad dejar claro que había problemas y de ser posible exagerarlos un poco para recibir así la solidaridad y el respaldo de la población, es decir, se aplicó la conocida estrategia de victimizarse para recibir el apoyo masivo de los guadalupenses que como todos los mexicanos somos un pueblo sensible con un gran sentido humanista.

Así ha sido una y otra vez,  podemos ver boletines de prensa y declaraciones que remarcan y anuncian que  a pesar de las adversidades en un acto de heroísmo las cosas caminan en nuestro municipio. Esa es la táctica empleada y es la misma que se pretende aplicar a las demandas de los antorchistas, no sólo han sido días tortuosos en los desde que el primer día que se expuso el pliego petitorio, sino que ahora luego de ser ignorados durante 11 meses se pretende dar vuelta a la tortilla y culparnos de posibles zafarranchos el 15 de septiembre fecha en la que el Alcalde rendirá su informe de gobierno y donde hemos anunciado que de continuar con esa política persecutoria y de cero soluciones acudiremos masivamente, por ello considero conveniente traer a la memoria algunas de las acciones que hemos sufrido a efecto de entender quiénes son las verdaderas víctimas. Veamos.

Primeramente quiero dejar asentado, que desde hace años el Movimiento Antorchista ha promovido el bienestar el desarrollo de nuestro municipio, pueblos enteros han cambiado su faz gracias a la actividad gestora que realizamos, domos, carreteras, aulas, escuelas, unidades deportivas, canchas y acciones de orden social, son la prueba irrefutable que nuestra labor no es nueva, que nuestra preocupación es autenticaauténtica y que desde hace años no solo hemos hablado de progreso, sino que hemos enfrentado riesgos y dificultades para lograr nuestro objetivo, para lo cual acudimos a marchas y plantones cuando fue necesario y por tanto tuvimos que soportar carretadas de insultos, de golpes mediáticos, horas expuestos al sol afuera de las oficinas, recibimos también basura excrementicia en las redes sociales; por otra parte muchos recursos económicos y humanos han sido invertidos por Antorcha en pro del progreso, cara, muy cara es la cuota de sacrificio y de esfuerzo para materializar nuestra idea de una patria más justa.

Segundo. Apoyados de esa autoridad de que aportamos al bienestar y sobre todo motivados por la apremiante urgencia  de modificar la realidad circundante y las múltiples carencias que aquejan diariamente a miles de Guadalupenses, presentamos   un pliego petitorio que incluía fundamentalmente solicitudes de obras y servicios como pavimentación, drenaje, electrificación, construcción de espacios deportivos y acciones de orden social, la respuesta inmediata fue una negativa rotunda argumentando plegarse a la política de no tratar con intermediarios, ante nuestra persistencia vinieron luego mensajes a través de teléfonos celulares, visitas a ciudadanos simpatizantes del movimiento para convencerlos de abandonar a su organización, videos infamantes, basura y más basura lanzada contra los dirigentes sin aportar ninguna prueba. Repito, 11 meses han pasado y nada, dialogo reiterado pero nada de soluciones.

Tercero. Preocupados por la falta de respuesta y luego de solicitar audiencia por escrito sin ninguna solución, ayer tuvimos que acudir a  un evento público a solicitar audiencia personal y solución al pliego petitorio, sí, con energía, a grito abierto pero luego de meses de ignorarnos que esperaban, ¿flores y aplausos?

Por último, lo verdaderamente preocupante es que en esa lógica de pasar como víctimas, ahora explícitamente  el Presidente Julio Cesar Chávez Padilla nos anuncia que a su juicio constituye una provocación y que para ellos es necesario llamar a personal de la Comisión de Derechos Humanos Estatal (CEDHZ) a efecto de dar constancia de cualquier agresión, ¡Ups!  y ¡recontra ups!, creo que andan medio perdidos nuestros flamantes funcionarios con el munícipe a la cabeza pues  la CEDHZ se encarga de vigilar los abusos de la autoridad, por lo tanto bienvenidos los visitadores a la protesta que hemos anunciado, por si intentan agredirnos como el día de ayer que empujaban a los jóvenes que encabezaban la manifestación.

Pero voy más allá, acudiremos mañana a escuchar las propuestas del Alcalde, si verdaderamente le preocupa nuestra presencia y quiere evitar nuestra manifestación  pues la salida es muy sencilla, que se hagan propuestas racionales sin perder de vista las limitaciones objetivas en materia de presupuesto, por ello llamo respetuosamente al Presidente a que reencausemos las cosas y le pido que replantee el problema, no puede ahora decir que él sufre el acoso de los antorchistas, ni puede decir que seremos responsables de violencia, cuando en última instancia si tenemos que acudir tantas veces como ha sucedido obedece a la ausencia de soluciones. Por ello, muy sencillo, si quiere evitar nuestra presencia pues que se resuelva el pliego petitorio, que ofrezca alguna alternativa, de no ser así no quedará otra medida que acudir en donde se apersone, ahí estaremos, no sólo el 15 de septiembre sino tantas veces sea necesario. Que conste.

Dejar respuesta