El gobierno federal, sus imitadores y la unidad de Antorcha

0
47

Por Jacobo Cruz Tobon

 El gobierno federal a cargo del Lic. Andrés Manuel López Obrador ha emprendido una serie de acciones encaminadas a evitar la corrupción, considerando que este es el problema principal de México, (no la pobreza), y el dinero que se ahorre, estimado en 112, 380 millones de pesos en 2019, será destinados a los programas sociales para apoyar a adultos mayores  o a estudiantes con la beca Benito Juárez o destinarlo a la beca del primer empleo,  etc.  Para reforzar la idea de que todos debemos ser honestos e incorruptibles, incluidos sus funcionarios, se presentó la Cartilla Moral, que debe ser leída y adoptada para eliminar está practica de algunos gobernantes.

También emprendió una  campaña de desarticulación de organizaciones sociales con la premisa de que son intermediarias y que “piden moches”, y  con esta generalidad ha enfocado sus ataques sin fundamento al Movimiento Antorchista, “Antorcha Mundial”, llamaba el Presidente de México al movimiento que aglutina a cerca de 3 millones de mexicanos.

Después de cerca de 100 menciones públicas donde se burlaba y sembraba el odio de sus oyentes contra los “intermediarios”, ha dejado de ofendernos, situación que no pasó porque el ejecutivo haya reflexionado que actuaba mal, sino porque con tanta burla y necedad los antorchistas de diversos estados tuvieron que acudir en comisiones, con pancartas y lonas a exigirle respeto.

Sin embargo el daño ya estaba hecho, siguiendo su ejemplo, gobernadores como el priista de Hidalgo, Omar Fayad Meneses ha declarado lo mismo, copiando la política del primer morenista y sin recato alguno mantiene plantados a los antorchistas por más de 100 días a las afueras de sus oficinas mandando destruir su campamento, intimidando con policías y porros. Allí han permanecido los campesinos humildes que piden apoyos para el campo, los estudiantes que esperan construcción de salones y áreas deportivas, los colonos que solicitan agua potable y drenaje para sus colonias o comunidades.

Está también como ejemplo el alcalde Julio Cesar Chávez Padilla en el municipio de Guadalupe, quien tampoco resuelve ninguna solicitud grupal ni individual, (pues ése fue el último requisito),  por tanto no hay obras  de agua potable, drenaje, apoyos a la vivienda, etc., y aunque es cierto que ya no han aparecido ataques anónimos, no se registran visitas o llamadas telefónicas para hablar mal de los dirigentes antorchistas y pedir que la gente abandone la lucha, no hay solución a los problemas.

Y aquí estamos.  El proyecto del Movimiento Antorchista Nacional sigue firme y vigente, pues la lucha contra la pobreza en México no se detiene, lo que equivale a decir que mientras exista la insultante desigualdad seguiremos al lado de los pobres. Además estamos en los preparativos de la celebración de 45 años de lucha que inician el 11 de agosto en San Luis Potosí con la presencia de 100 mil mexicanos, pero en total pretendemos reunir en 6 sedes a más de 500 mil. Antorcha no se acabó y sí se fortaleció con los ataques del presidente.

Es de todos sabido que el sistema capitalista de producción está diseñado para que las ganancias sean acaparadas por los propietarios de los medios de producción y los trabajadores sólo recibirán a cambio de la fuerza de trabajo un miserable salario calculado para que las familias sobrevivan y regeneren sus energías para incorporarse al día siguiente a la producción.

La riqueza está concentrada en unas cuantas manos, son unas cuantas familias las que poseen el 20 % del Producto Interno Bruto (PIB) y que por el contrario la pobreza se incrementa a  cada día en nuestro país, donde hay analistas que sostienen que hay cerca de 100 millones de mexicanos que ya se han vuelto pobres.    En México tenemos a poseedores de gran riqueza, entre ellos Carlos Slim Helú, quien destaca con aproximadamente 64 mil millones de dólares, según la revista Forbes, pero hay otros como Germán Larrea o  Ricardo Salinas cuya riqueza es bastante importante, situación atribuible al modelo económico, a la forma en la que está organizada la sociedad mexicana donde muchos trabajan, pero las ganancias son para el patrón, para ellos.  

Ante esta  situación Antorcha propone cuatro ejes fundamentales para contrarrestar el problema: una política fiscal progresiva, en la que paguen más impuestos los más ricos; la reorientación del gasto social hacia las clases trabajadoras para que tengan servicios completos y de buena calidad; que se creen empleos para todos los mexicanos en edad de trabajar y al mismo tiempo lograr que los salarios de los trabajadores del campo y la industria sean bien remunerados.

Es claro que a  los ricos de México no les agrada el planteamiento, pero si se aplicara esta propuesta es seguro que se disminuyan los problemas que se sufren en México y que bajo la administración del actual régimen no se van a modificar,  porque muchas de las medidas aplicadas están finalmente favoreciendo a los mismos poderosos y sus familias que de por sí ya eran los privilegiados en el pasado.

¿Qué hemos hecho ante la situación? Durante 45 años organizamos a la gente para que exigir recursos públicos para la atención de sus necesidades, y en Zacatecas desde el 2014 logramos impulsar obras de bienestar general con recursos desde la federación. Tan sólo en 2018 fueron cerca de 70 obras para municipios como  Guadalupe, Fresnillo, Trancoso,  Valparaíso o Vetagrande y se aplicaron por las autoridades  en la pavimentación de calles, domos, unidades deportivas o canchas multiusos, etc.

Antorcha no se acaba, hoy estamos más firmes y convencidos de que los problemas requieren de la lucha organizada y por eso nos estamos preparando para que en la visita del Presidente de la República a Fresnillo acudamos a pedirle respeto a la organización antorchista. Acudiremos con entusiasmo a expresar que está errando el camino, que los problemas del pueblo no se resuelven entregando dinero,  la gente ocupa empleo bien pagado y el gobierno debe cumplir la obligación de crear obra pública que urge en el país, con esto se puede disminuir la pobreza.

Dejar respuesta