El amor por la música lleva por tercera ocasión a alumnos de la UAZ a presentarse en el Palacio de Bellas Artes

0
28

En el marco de las actividades del ciclo “Jóvenes en la Música” que organiza el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) a través de la Coordinación Nacional de Música y Ópera, alumnos de la Unidad Académica de Artes de la UAZ, presentaron un segundo recital en la Sala Manuel M. Ponce del máximo recinto histórico y cultural de México, el “Palacio de Bellas Artes”, el cual fue conformado por siete melodías interpretadas con violín, trombón, guitarra, violonchelo y trompeta con acompañamiento de piano.

Para dar inicio a la gala, la violinista Ingrid Marlene Puente Vázquez interpretó la “Sonata núm.4 para violín y piano” de Georg Friedrich Händel, composición musical formada por dos, tres o cuatro movimientos de distinto carácter los cuales son: Affettuoso, Allegro, Larghetto, Allegro, en esta ocasión la concertista deleitó a los asistentes con la Sonata completa tocando los cuatro movimientos.

Acto seguido el alumno Antonio Rodríguez Rosales, tocó con su trombón la composición musical titulada “Sonata para trombón y piano” del alemán Paul Hindemith, también conformada por dos, tres o cuatro movimientos de distinto carácter: Allegro moderato maestoso, Allegrato grazioso, Swashbuckler´s Song Allegro pesante y Allegrato moderato maestoso.

Al mostrar su gusto por la música de España, país donde nació la guitarra clásica, el guitarrista Jaime Alberto Mora Rodríguez presentó “Sonata giocosa, para guitarra sola: Allegro moderato, Andante moderaro y Allegro”, melodía con la representó a la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Enseguida el violonchelista Isaac Emmanuel Reynaga Alanís recitó una rapsodia (composición con fragmentos de varias obras) titulada “Hungarian Rhapsody” del compositor de República Checa, David Popper que forma parte de un conjunto de 19 obras para piano basadas en música del folclor de Hungría compuestas por los años de 1840.

En su participación el estudiante de trompeta Moisés Aguirre Cerros expresó en su interpretación “Cascades” del autor Estadounidense Allen Vizzutti, melodía contemporánea donde por medio de su trompeta muestra su idea de una cascada, también interpretó “Légénde, para trompeta y piano” del rumano Georges Enescu y para cerrar el concierto el trompetista universitario tocó la pieza Bambuco del reconocido Rafael Méndez, para recordar su legado acompañado del concertista del INBAL, Alejandro Barrañón.

El docente Luis Herrera Alvarado acompañó con el piano en ambas presentaciones a los alumnos de la Unidad Académica de Artes de la UAZ, en las sedes de la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada y la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

Por su parte, el coordinador Nacional de Música y Opera del INBAL, José Julio Díaz Infante aseguró que estos alumnos tienen un gran nivel académico y es de suma importancia que lo demuestren en recintos tan importantes como lo es el Palacio de Bellas Artes.

Para este par de conciertos, la Unidad Académica de Arte contó con el apoyo de la administración central de la UAZ y del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), con el objetivo de seguir buscando el desarrollo de los jóvenes talentos zacatecanos, así lo informó el director de la unidad, Raúl Valdés Vanegas.

En este programa nacional también participaron estudiantes del Conservatorio de las Rosas de Morelia, de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Panamericana y Ensamble de clarinetes de la Facultad de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y alumnos de Música Antigua del Conservatorio Nacional de Música.

Responsabilidad, pasión y amor por la música

Los cinco alumnos que en esta ocasión tuvieron la oportunidad de presentarse en el escenario de Bellas Artes, expresaron que comparten una misma pasión por lo que hacen, “la música” manifestando que ésta como cualquier otra pasión, implica responsabilidad, disciplina, sacrificio y estudio diario. Explicaron que el repertorio que en esta edición interpretaron implicó un cierto nivel de madurez ya que tenía un grado importante de dificultad, a lo que todos aseguraron fue “un reto interesante que jamás podrán olvidar”.

Asimismo, mostraron un sentimiento de agradecimiento hacia la Universidad Autónoma de Zacatecas y a sus docentes por todo el apoyo que a lo largo de su formación académica les han dado, “gracias a nuestras familias y amigos, pero sobre todo gracias a la UAZ por darnos una oportunidad como ésta, ya que sin ella no hubiéramos podido pisar un recinto tan importante, es un honor representar de una manera tan digna a la Máxima Casa de Estudios, todos somos orgullosamente UAZ”.

Dejar respuesta