Carta de Martha Rodarte a los antorchistas de Guadalupe

0
53

Hace  10 años, conocí el trabajo del Movimiento Antorchista y a su dirigente estatal Osvaldo Ávila Tiscareño, quien ha sido una persona entregada a sus semejantes en colonias y comunidades de nuestro estado. Él  ha dejado parte de su juventud en la lucha por el bienestar de los demás. Junto con muchos activistas se gestionaron  obras de agua potable, drenaje de pavimentación de calles y carreteras, domos para escuelas y hasta unidades deportivas para miles de familias siempre convencidos de que este trabajo voluntario y desinteresado es para el bienestar de los demás.

Hoy las cosas han cambiado, el presidente Andrés Manuel nos quiere convencer de que hemos estado del lado equivocado, que todo ha sido un error y debemos abandonar a la organización. Yo soy solo una persona que reconoce lo que los antorchistas han hecho y por eso opino que en Antorcha se le apoya a toda la gente,  no importa clase social ni lugar donde viven y que  los activistas trabajan para hacer llegar beneficios a la gente más necesitada, afirmó que lo hacen con abnegación, con el único fin de mejorar las condiciones de vida de la gente.

En esta travesía da gusto encontrar a personas honestas que reconocen también el trabajo voluntario como es el caso del señor Antonio Miranda de la Colonia Camilo Torres, quien como yo y muchos guadalupenses agradecen el trabajo de Antorcha y Dirigente Osvaldo Ávila Tiscareño.

En relación a la administración del señor Presidente de Guadalupe, Julio César Chávez Padilla se ve que no encuentra la puerta para resolver las problemáticas más sencillas en el municipio y creo que por eso se retiró del cargo cuando los  problemas de recolección de basura y el aumento al predial, es obvio que la gente se molestó y es probable que  debido a esto se ausentó temporalmente del cargo para curarse la columna vertebral.

Ya calmadas las aguas regresó con el fin de seguir en la administración, creí  llegaría con nueva forma de pensar y actuar, pero no, al contrario llegó con más soberbia y prepotencia para continuar atacando y agrediendo específicamente a una organización que lo único que ha hecho es tratar de combatir  la pobreza de la gente, mejorando sus condiciones de vida, llevando obras o servicios a colonias y comunidades marginadas.

Desde sus oficinas se acusa y calumnia sin argumentos y sin pruebas a nuestros dirigentes y yo creo que los que le conocemos debemos hablar en su defensa. No les sucede que extrañan al maestro Osvaldo entregando calzado escolar, paquetes de útiles, becas para los niños o inaugurando obras. Se han preguntado alguna vez, -como yo-, ¿Dónde están y qué hacen  nuestros diputados locales y federales como Alma Dávila y Samuel Herrera?

Quisiera dar más ideas, pero por el momento hago un llamado a los guadalupenses sean o no antorchistas a que reconozcamos el trabajo de Antorcha, que no se dejen engañar por lo que se dice de la organización, porque estoy segura que muchos han sido beneficiarios con alguna de las decenas de obras que se hicieron en su colonia y comunidad y ahora hay que salir a la tercera marcha el próximo 2 de mayo.

Estoy segura que al defender a Antorcha estaremos en defensa de derechos de todos los mexicanos, porque hoy se ataca a ellos, pero todo se está preparando para reprimir a todo aquel que se decida a cuestionar al gobierno y eso no es bueno para nadie. Por el momento eso les dice su amiga Martha Rodarte.

Dejar respuesta