Audiencia con Julio César Chávez, ¿Una maniobra más o se reorientarán las cosas?

0
124

Por: Osvaldo Ávila Tizcareño

Dirigente Estatal de Antorcha Zacatecas

Han pasado ya ocho meses del inicio de las administraciones municipales, en todas ellas donde tiene presencia el antorchismo hemos expuesto modestos pliegos petitorios que incluyen necesidades de carácter básico como agua potable, drenaje, pavimentación de calles, electrificación, construcción de infraestructura educativa, deportiva y acciones de carácter social que inciden de manera directa en beneficio de miles de familias pertenecientes a comunidades y colonias que sobreviven día a día en condiciones paupérrimas.

La respuesta ha sido distinta y aunque la tónica es la múltiple queja sobre la carencia de recursos producto de problemas heredados de las administraciones anteriores o bien se escudan en las políticas asumidas por la administración federal encabezada por el Lic. Andrés Manuel López Obrador, referentes a que no tratará con organizaciones sociales.

Particular relevancia adquiere el caso de Guadalupe donde los antorchistas desde hace años hemos abonado al desarrollo mediante la gestión de obras que han transformado regiones enteras como Casa Blanca, El Bordo o Las Quintas donde la inversión suma varios decenas de millones que difícilmente podría igualar una administración municipal.

A pesar de este antecedente de peso que podría ser razón suficiente para que en una actitud de justicia y reciprocidad ante esta titánica labor que implica muchas horas de gestoría e inversión de recursos humanos y económicos que llevarían a cualquiera que vea sin afán revanchista o sectario la conveniencia de atender a un importante sector de Guadalupenses que han abonado al desarrollo de nuestro querido municipio.

Nada de eso ha pasado. En lugar de diálogo serio y resolutivo los antorchistas hemos enfrentado una feroz campaña aniquiladora operada con recursos públicos para conculcar los derechos constitucionales que ha escalado en la agresividad y vileza cada día.

La primera acción implicó la negativa de atender a un grupo organizado, luego vinieron los mensajes a los teléfonos celulares para calumniar sin ninguna prueba acusando de “intermediarismo” y corrupción sin aportar ninguna prueba, luego circularon los videos anónimos calumniando a la dirigencia inescrupulosamente, después las visitas a comunidades y colonias lanzando un sinfín de epítetos y mentiras sobre los lideres antorchistas, posteriormente la injusta detención de jóvenes que realizaban denuncia mediante pintas y la tortuosa antesala y diálogo improductivo con diversos funcionarios que solo pretendían mediatizar.

Este arbitrario y despótico trato que pareciera una nueva versión de las vicisitudes sufridas por el mítico rey de Ítaca el “gran Ulises” que a su regreso a su ciudad de origen para reencontrarse con su amada esposa Penélope y su pequeño Telémaco tuvo que enfrentarse a Cíclopes, Hechiceras y Sirenas que se convertían en monstruos o plantas que devoraban a su tripulación y otras terribles peripecias. Así ha sido la lucha por el desarrollo en Guadalupe; no ha quedado otro camino que el que siguió el también llamado “Odiseo”, aquí será también la firmeza, el ingenio, la perseverancia y valentía para enfrentar esta embestida aniquiladora a cargo del gobierno.

Por ello el pasado 7 de mayo de nueva cuenta salimos a la calle a exigir diálogo resolutivo y cese a la campaña difamatoria, no tuvimos la suerte de encontrar al Alcalde en su oficina y de nueva cuenta el Secretario de Gobierno José Zaldívar Alcalde argumentó que estaban analizando las demandas y nos llamarían para dar respuesta al pliego petitorio. Parecía que era una burla más, pero una comisión de antorchistas encabezados por el que esto escribe pudimos sostener diálogo con Chávez Padilla al concluir un evento público en el que se encontraba.

Ante nuestra insistencia se acordó una reunión para el 17 de Mayo donde se nos informará sobre la respuesta a las peticiones. Acudiremos puntualmente a la cita, esperamos que se dé un viraje a la actitud asumida hasta ahora y se reencaucen las cosas, pocas son nuestra esperanzas de recibir otro trato pues hace algunos días una destacada Antorchista de Tacoaleche, la señora Irene Flores, me compartía que una allegada del Presidente la invitaba a salirse de Antorcha pues ella ya estaba recibiendo múltiples apoyos y sabía que el susodicho había ratificado su postura de que “para Antorcha nada”, ante eso, la respuesta de mi estimada compañera fue contundente: “por nada que me ofrezcan abandonaré Antorcha, pues he aprendido mucho y he recibido beneficios de la lucha”.

Ahora yo colectivizo y fijo esa postura afirmando: no abandonaremos la exigencia de las demandas y si la reunión comprometida resulta una tomadura de pelo nos aprestaremos para acudir a los eventos públicos donde haga presencia Julio César Chávez para demandar solución y desde ahora convoco a los antorchistas de todo el estado para que en número de diez mil nos preparemos para que el 15 de septiembre, fecha en la que se acostumbra el informe de gobierno del munícipe acudamos masivamente a rendir un informe alterno, en nuestro caso será un listado de las acciones represivas de las que hemos sido objeto, no olvidemos la lección de Ulises, el personaje anteriormente citado, que a pesar de las peripecias sufridas por el personaje de La Odisea, al final llegó a su destino y logró su propósito de reencontrarse con su familia, la travesía de él duró diez largos años, para nosotros cuando mucho serán dos. A la lucha.

Dejar respuesta