AMLO, las ocurrencias y pifias del niño con juguete nuevo

0
34

Por: César Ortiz

Colaborador

Es increíble ver como la llamada 4T encabezada por el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), hace lo que quiere con un país prácticamente paralizado y  sufriendo recesión, y no lo digo yo, lo dice el 0.1% de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en los primeros 9 meses del 2019, además de la reciente aleada de desempleo que supera 3.7 % de aumento en la población económicamente activa,  esto de acuerdo a datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), se suma a ello el desabasto de medicamentos e insumos en hospitales, etc.

En contraparte no hay obra pública en los municipios de Zacatecas y de todo el país, y miren que se los dice alguien que ha vivido en carne propia el desprecio de AMLO, al no haber recibido ni un sólo peso de recurso extraordinario para infraestructura pública en año y medio que llevo de gestión como alcalde del bello municipio de Trancoso, como tal doy datos históricos para demostrar cómo se redujeron los recursos con la llegada de López Obrador: en el periodo de gobierno de 2013-2016 se recibieron más de 36 millones de pesos, mientras que en el periodo 2016-2018 Trancoso recibió poco más de 10 millones de pesos extraordinarios para obras y en la actual administración 0 pesos 0 centavos. En fin, no quiero hacer de este documento un mar de llanto sino sustentar que con el gobierno de la 4T se podría hacer un listado enorme de desastres y como se ha manejado sin ton ni son imperando las ocurrencias y estrategias de humo que ocultan la realidad de México, cual juguete nuevo que no sabe qué hacer con él.

Otro dato que nos puede hacer ver el lamentable manejo que se le da a los graves problemas del país es como se han conducido sobre la pandemia del Coronavirus (Covid-19), ya que se toma literalmente como “la muñeca fea”, pues AMLO se mostraba temeroso que alguien la viera, sin tener un posicionamiento claro y sin acciones hasta el momento y que lastimosamente se pretende solucionar con estampitas como escudo protector y proclamando la consigna: “Detente, enemigo, que el corazón de Jesús está conmigo” y dando declaraciones que han hecho llegar al punto de la desesperación al subsecretario de prevención y promoción de la salud, Hugo López-Gatell Ramírez que con una rostro desencajado veía como su jefe pedía seguir abrazándose y salir a las calles, quien desesperado intentaba recomponer el discurso para que la ciudadanía no saliera de  sus hogares.

A esta lista se suma la puntada que él bajo la gasolina, o el chascarrillo que se echó al decir que la inseguridad se soluciona con “abrazos y no balazos”, estrategia que da muestra de su poca efectividad al ver las cifras del primero de diciembre de 2018 al 30 de noviembre de 2019 siendo asesinadas 34,579 personas, según cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) del Gobierno de México, que dejaron manifiesto que 2019 fue el año más sangriento desde la época de la Revolución Mexicana. Y que hablar de la sonada constitución moral o  de la “puntada” de rifar el avión presidencial, o de las pérdidas al erario por 160 mil millones de pesos por la cancelación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en Texcoco y de autorizar al Ejército la construcción del aeropuerto de Santa Lucía ubicado a 42 kilómetros de la CDMX, esto en contra de los estudios de factibilidad por parte de MITRE, –máxima autoridad civil para la factibilidad de los aeropuertos en todo el mundo– y ya ni les platico del desprecio hacia las calificadoras internacionales como Fitch y S&P Global Ratings que han advertido en varias ocasiones los riesgos que conllevan las políticas de la actual administración en el desarrollo económico, y una vez más lo hizo nuestro presidente, se pasó recomendaciones por el arco del triunfo.

Sinceramente AMLO ha tenido pifias enormes que nos han colocado en un panorama internacional tachados “irresponsables” como lo dijo en uno de sus artículos el BBC News, o The Washington Post “AMLO y su mundo al revés”, o recientemente El periódico internacional Zurich, Suiza quien lo tacho de ser “el peor de los ejemplos”, así como las severas críticas de la prensa alemana donde se va con todo contra AMLO por aumento de feminicidios en México y algunos otros medios como The New York Times, The Guardian, Financial Times, The Wall Street Journal y hasta la publicación médica The Lancet, entre otros, que han criticado severamente algunas de las estrategias implementadas en el llamado gobierno de la 4T, lo cual nos deja muy mal parados ante la opinión pública internacional y esto aleja las posibilidades de inversión no solo local sino extranjera, situaciones que me hacen imaginar que a nuestro presidente le regalaron un juguete eléctrico y sin leer las instrucciones lo encendió  evidenciándose “el no saber quehacer” en momentos de crisis y tomar decisiones equivocadas. Esto es una clara y contundente muestra que tenemos un presidente que hace lo que quiere sin realizar un consenso científico y socializando las causas y los efectos que esto implique.

Otro de los caso que podríamos comparar cual juego de los soldaditos son las cámaras de diputados y de senadores donde los partidos MORENA, PES, PT y PVEM hacen gala de sus cualidades de inmóviles y grises dejando que AMLO los mueve a su antojo, aprobando todo lo que él propone sin cuestionarlo y subiendo todo lo que quede a modo de su partido y ejemplos podíamos encontrar muchos como la aprobación de los presupuestos de ingresos y egresos, la aprobación de las reformas en materia de seguridad con la Guardia Nacional o lo más reciente que fue la reelección, etc.

La manera de abordar los temas nacionales nos hacen ver como parte de los juguetes de AMLO, pero no debe ser así,  está en nosotros el permitirlo y obligar a nuestras autoridades no ver los asuntos como un capricho personal, no queremos ser más el bufón internacional, queremos y anhelamos un país próspero, con empleo, seguridad y obra pública, y lograrlo es relativamente fácil. El Presidente de México solo tiene que “leer los instructivos”, y estos son el pueblo que señala errores así como necesidades urgentes que atender, que deje su soberbia, que  escuche a sus asesores, haga caso a secretarios de estado, así también a gobernadores, presidentes municipales, a la  ciudadanía en general que es quien manda,  claro está que debe bajarle a la dosis de terquedad e intolerancia para adoptar la voluntad y humildad en tiempos de crisis. 

Dejar respuesta